Promoción Verano 2017

Preguntas frecuentes

La copa menstrual

La copa menstrual es un recipiente de silicona que recoge la sangre de la mujer durante la regla. Se coloca dentro de la vagina y puedes mantenerla dentro hasta 12 horas, siempre dependiendo de la cantidad de flujo que tengas en cada momento.

La primera patente se registró en 1930, pero los tabúes sobre el periodo femenino y los mitos generados a su alrededor hicieron que no gozase de éxito y dejase de fabricarse. Fue en 1987 cuando el producto, mejorado, reapareció en el mercado y comenzó a comercializarse de nuevo. En el año 2000 se lanzó al mercado la primera copa menstrual de silicona médica y desde entonces son muchas las mujeres que apuestan por este método de higiene femenina.

La copa menstrual de Naturcup tiene una garantía de adaptación de 6 meses. Antes de finalizar el periodo de garantía, pedimos a nuestras clientas que se pongan en contacto con nosotras. Si después de haberla probado durante 6 ciclos no consigues adaptarte, tienes derecho a utilizar la garantía, que cubre un cambio de talla o un reembolso del dinero.

En el siguiente enlace encontrarás más información sobre las condiciones de la garantía.

Uso de la copa menstrual

Puede utilizarla cualquier mujer que tenga la regla, sin importar su edad. Tanto si se trata de las primeras reglas como si se está en la cuarentena, todas las mujeres pueden ser usuarias, sólo hay que elegir la talla correcta. En el caso de que nunca hayas tenido relaciones sexuales y te preocupe la rotura del himen, es preferible que no utilices este u otros métodos internos como los tampones.

Las copas que comercializamos son de la marca NaturCup y están disponibles en tres tallas para adaptarse a las necesidades de cada mujer. Disponesmos de una talla 0 (Adolescentes), pensando en chicas que comienzan con la menstruación para ofrecerles una alternativa saludable a las otras opciones existentes en el mercado.

  1. El primer paso antes de colocar la copa, es esterilizarla. El método más natural y económico es hacerlo en un cazo con agua hirviendo durante 5 minutos. En el mercado existen esterilizadores para microondas o métodos químicos, que también son válidos, pero por nuestra experiencia, te recomendamos el primero.
  2. Dobla la copa. Puedes hacerlo de estas tres maneras:

     

Las primeras veces que utilices la copa menstrual puede molestar, igual que las primeras veces que utilizaste un tampón, pero nunca doler.

Nosotras siempre recomendamos que las primeras veces que la utilices, lo hagas un día que vayas a poder estar en casa tranquilamente, para ir controlando la cantidad de flujo, las posibles molestias…

Si te molesta al quitarla es posible que no hayas eliminado el vacío. Recuerda tomarte tu tiempo, relajarte y mover la copa para deshacer el vacío y ¡problema solucionado!

Depende de la cantidad de flujo, éste varía según cada mujer y de cada momento del periodo. Nuestro consejo es que la primera vez que la utilices lo hagas un día que preveas que vas a pasar unas 4-6 horas seguidas en casa. De esta manera, podrás controlar tú misma el flujo que generas. Generalmente el segundo día del periodo es el más abundante. Aprovecha este momento para utilizar la copa por primera vez y comprueba a las 2 horas cuánto se ha llenado. Vuelve a hacer lo mismo pasadas 4 horas. De esta manera sabrás exactamente si los días de mayor flujo puedes aguantar 2, 4 o 6 horas.

Sí. Tu copa menstrual se adapta perfectamente a las paredes de la vagina, por lo que es ideal para dormir, ya que no se mueve en toda la noche. Generalmente se expulsa menos flujo durante la noche, así que los tiempos de vaciado se pueden alargar. Recuerda vaciarla nada más levantarte y que el tiempo máximo entre un cambio y otro son 12 horas.

No es lo habitual. Si sufres alguna pérdida se deberá muy probablemente a un exceso de horas para tu flujo en ese momento. Por ello es importante que conozcas tus tiempos y lo calcules como te recomendábamos aquí.

Mantenimiento de la copa menstrual

Cada vez que la vacíes te recomendamos que la aclares con agua antes de volver a introducirla, si quieres una vez al día, puedes limpiarla frotando con un cepillo y con un poco de jabón de pH ácido, como el de tu entorno vaginal (como el jabón de caléndula). Para una limpieza más rápida por si estás en el trabajo, de viaje fuera de casa o no tienes agua, también puedes usar el espray de aloe vera que desinfectará tu copa.

Para conservar tu copa menstrual límpiala con agua y jabón de ph ácido, sécala y guárdala en la bolsita de lino que se incluye. Su tejido, 100% natural y transpirable, te asegurará una perfecta conservación.

Una copa de NaturCup bien cuidada, siguiendo los consejos que te damos y utilizando los productos apropiados, puede durar hasta 10 años.

El hierro que contiene la sangre hace que la silicona médica se amarillee. No te preocupes porque no está sucia, es simplemente consecuencia de su uso.

Razones para utilizar tu copa menstrual

Absolutamente. Es más, nosotros diríamos que se trata del método más higiénico, pues su uso no genera residuos y no provoca los olores derivados del uso de tampones y compresas, ya que recoge únicamente la sangre que tu cuerpo expulsa de manera natural y apenas existe contacto directo con la sangre.

Sí. Utilizando tu copa menstrual como método habitual podrás olvidarte de los tampones y compresas y el consecuente espacio y gasto que suponen. Aunque si por algún motivo prevés que no vas a poder utilizar tu copa menstrual cómodamente, siempre puedes recurrir a métodos desechables y combinarlos con la copa.

No debe notarse y si la notas es que no está bien colocada. Recuerda eliminar el vacío y empujar suavemente para introducirla un poco más. De hecho, no la notas tú ni la notarán los demás ya que a diferencia de los tampones, no hay nada que sobresalga en el exterior.

Porque de media una mujer gasta al año 100€ en compresas y tampones y la copa que vendemos en Tu Copa Menstrual tiene un precio de 24€ y una durabilidad de 10 años, con lo que amortizas la compra en menos 4 meses. La cultura de "usar y tirar" y la obsolescencia programada nos han convertido en una sociedad más preocuapda por el consumismo que por el cuidado del medio ambiente. La copa menstrual reduce la generación de residuos y su vida útil minimiza los costes asociados a la menstruación.

Porque la copa menstrual no genera residuos, mientras que cada año, se generan en todo el mundo 3 millones de kilos de compresas y tampones. Además, en Tu Copa Menstrual nos preocupamos por el medio ambiente y trabajamos con proveedores locales y ecológicos para reducir la huella de C02 y contribuir a la sostenibilidad del planeta.

Otras dudas

Totalmente. La copa menstrual es compatible tanto para aquellas mujeres que utilicen DIU o anillo vaginal, así como cualquier otro método anticonceptivo.

Por supuesto. De hecho, es la mejor y más cómoda solución ya que no se nota, reduce los riesgos de pérdidas y se adapta totalmente a los movimientos de la mujer.

Imposible, ya que la vagina termina en el cuello del útero. Si no consigues alcanzar su parte final, relájate e introduce los dedos suavemente hasta que encuentres con la bolita de plástico, entonces mueve suavemente la copa de derecha a izquierda para que entre aire y se deshaga el vacío. Ponerte de cuclillas es una buena opción para acortar la vagina y dar más fácilmente con la copa si se ha introducido mucho.

Recuerda que lo más importante es relajarte, para no tensar los músculos vaginales y poder sacarla con suavidad.

Sí, pero no durante el puerperio. En la etapa de postparto la mujer no debe utilizar ningún método higiénico interno. Deja que pasen dos periodos menstruales tras el parto para volver a utilizar la copa menstrual.

No hay casos descritos del Síndrome del Shock Tóxico debido al uso de la copa menstrual. El SST está asociado con el uso de tampones por su capacidad absorbente y los restos de fibras que puedan desprenderse. La copa menstrual no absorbe el flujo ni deja residuo alguno, por lo que su uso no se ha vinculado con esta enfermedad.

No. Aunque la esterilices antes y después de cada uso, la copa menstrual debe ser personal y aunque no es un elemento vivo que pueda contener bacterias u otros microbios, no debes compartirla con nadie.

No existe ningún riesgo sanitario para las mujeres que utilizan la copa menstrual. Al contrario, podemos asegurar que aumenta la calidad de vida porque es más cómoda y reduce los riesgos de pérdidas y olores.